Nuevo curso en 2012: La escuela de pastores de los Picos de Europa trabaja sin financiación

Junio 2012

Arranca el VII CURSO DE INICIACIÓN AL PASTOREO
Cuatro alumnos llevan ya mes y medio de clase que han tenido que sufragar de su propio bolsillo y con la ayuda de los instructores

Quieren aprender el oficio y lo hacen a cualquier precio, y este año es literal. La escuela de pastores de los Picos de Europa abría sus puertas hace un mes y medio, más o menos, pero esta vez con poco más que ofrecer que la teoría y la práctica. El Principado no ha colaborado con la subvención que permitió años atrás la financiación de esta iniciativa, por lo que los alumnos se ven obligados a sufragar sus propios gastos. Un hecho que Guillermo Arregui, uno de los coordinadores de la escuela, denunciaba ayer durante la subida al puerto de montaña con el ganado menor.

«La escuela funcionaba de manera que se cubrían, al menos, los gastos de comida y combustible», recuerda Arregui, que explica que el principal objetivo con el que nació la iniciativa es cada vez más difícil de conseguir. «La idea era conectar a la gente que quiere enseñar con los que están dispuestos a aprender y, además, a prestar una ayuda importantísima en este sector», señala.
El coordinador analiza además que los problemas que rodean a la agricultura y la ganadería, están contribuyendo a su deterioro por encima de cualquier factor. «El lobo es un problema añadido, por ejemplo, que se está anteponiendo a otras cosas de mayor importancia», opina. A su modo de ver, lo que hay que enseñar a los futuros pastores y ganaderos es que «no puede sobrevivir un oficio cuando se están poniendo precios en el mercado que desbancan cualquier tipo de competitividad».
Cuatro son los valientes jóvenes que se han animado esta temporada a aprender de los mayores expertos en uno de los entornos de montaña más bellos de Europa. Loren Ordiz, vive desde hace un año en la zona de Cabrales, donde dedica su vida a la agricultura ecológica. Tras haber cursados estudios de agricultura fuera de España, está convencido de que su futuro tocará un poco de todo, y por supuesto la ganadería será una parte importante. «De lo que se trata en este curso es de aprender de los que llevan años dedicando su vida al pastoreo», concreta. «Esto no es algo que vayamos a descubrir nosotros ahora, porque lleva muchos siglos inventado. De lo que se trata precisamente es de reinventarse, de buscar nuevas ideas y fórmulas y, sobre todo, de mirar al futuro», reflexiona Loren, que se disponía ayer a emprender cuatro meses de clases prácticas en la majada de Fana. El resto de sus compañeros harán lo propio en los próximos días. Todo sea por amor al arte del pastoreo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*