Los ganaderos exigen un nuevo modelo de gestión para los terrenos comunales

El elevado intervencionismo administrativo frena el relevo generacional en los pastos de altura, aseguran los pastores

La mitad del territorio de Asturias es terreno comunal. En la actualidad buena parte de ese suelo está abandonado y en franca situación de deterioro. Los ganaderos, tradicionales beneficiarios de estos terrenos, quieren un nuevo modelo de gestión para evitar tanto el abandono de los comunales, como su creciente abandono. Ésta fue una de las conclusiones a la que se llegó la tarde de ayer en Cangas de Onís, en el transcurso de una jornada de trabajo organizada por la Escuela de Pastores de los Picos de Europa, en la que participaron representantes de las corporaciones municipales de Onís, Cangas de Onís y Parres, así como representantes de Gales y Cumbria (Inglaterra) y ganaderos de la comarca, en busca de intercambio de experiencias en relación con los pastos comunales.
El acto, moderado por Gonzalo Barrena, experto en pastoreo, puso de manifiesto que la falta de un modelo de trabajo colectivo trae consigo zonas deprimidas demográficamente, sin que se consiga afianzar un relevo generacional.
La confusión jurídica que rodea al aprovechamiento, uso y gestión de los comunales hace que los jóvenes abandonen la sola idea de coger el relevo de sus mayores por las trabas burocráticas a los que se ven sometidos, comentó Ángel Labra, coterráneo de la Junta de Cofiño perteneciente al monte del Sueve y ganadero. Para Labra la burocracia no va en consonancia con la rentabilidad del territorio.
Por su parte, una representante de la Federación de Comuneros de Cumbria (Inglaterra), que posee 1.100 hectáreas para aprovechamiento de pastizales para 4.500 ganaderos de ovejas, resaltó el gran intervencionismo por parte de las administraciones a la hora de la utilización de los pastos comunales en todo el Principado. Una situación radicalmente contraria al modelo inglés, donde son los propios ganaderos los que gestionan los terrenos. Así con todo, la inglesa quiso remarcar la falta de relevo generacional, también en las islas, y la necesidad de búsqueda de nuevos modelos de gestión de un territorio que también se va quedando despoblado si no se pone remedio.
Según Barrena, el momento es crítico porque no se está gestionando bien el suelo comunal. Antiguamente eran los propios ganaderos los que gestionaban el territorio, actuando de definidores y conservadores del suelo. «Lo importante ahora», resaltó, «es poner este tema encima de la mesa, para que sean los propios vecinos los que decidan el futuro de los comunales».
Los representantes extranjeros aprovecharon la mañana para visitar el parque nacional de los Picos de Europa y su entorno.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*